lunes, 15 de diciembre de 2008

Manejo Ornamental de 10 especies del género Tillandsia en Los Tuxtlas Veracruz, México. Por SP Retiguín Mejía


La familia Bromeliaceae a la cual pertenece el género del proyecto agrupa 2,700 especies a nivel mundial, se encuentra en las regiones tropicales a templadas cálidas de América y un importante número de ellas son epifitas. El género Tillandsia es el más diverso dentro de la familia con 500 especies aproximadamente.

El papel de las epifitas es de gran importancia en los ecosistemas, pues aportan numerosos servicios a la biota. Muchas especies son valiosas económicamente ya que se utilizan para la obtención de fibras, alimento, forraje, combustible, medicina o como ornamentales o ceremoniales, y son comercializadas a nivel local, nacional e incluso internacional. Son de amplia distribución y Veracruz se encuentra dentro de los estados que sobresalen por su número de especies y diversidad.

La problemática en la reserva de los Tuxtlas es que las epifitas enfrentan los inconvenientes de la fragmentación en la selva y el éxito de las epifitas para encontrar parches de hábitat y romper el aislamiento depende de su producción y dispersión de semillas y de polinizadores que muevan el polen entre subpoblaciones aisladas, así como de encontrar el hospedero adecuado que facilite las condiciones para su establecimiento, además de la extracción directa de las plantas sin una perspectiva sustentable.

El proyecto consiste en la rrecolección, reproducción y propagación de 10 especies del género Tillandsia dentro de los ejidos, arboretos y en las casas de los ejidatarios participantes, para la venta de inflorescencias como adornos de arreglos florales o como plantas ornamentales, a nivel local o estatal. Además de que ciertas especies tienen un potencial medicinal.
La recolección de las plantas se realizara dentro de la reserva durante cada fin de semana en un periodo de tres meses, para lo cual se contrataran tres jornaleros a los cuales se les brindara capacitación para la identificación de las especies y las formas adecuadas de colecta.

Tras la colecta la reproducción de plántulas será por medio de "hijuelos" que surgen de brotes laterales de la planta madre y tienen el potencial de formar nuevas plántulas, estos se desarrollan poco antes o después de la floración. El tamaño adecuado se ubica en un tercio del tamaño de la planta madre. Una vez cortados, deben dejarse secar durante 24 horas antes de colocarlos en su emplazamiento definitivo. Para el cultivo se pueden hacer arreglos usando troncos de madera no tratada, lianas o tubos forrados con fibra de coco o raíz de helecho. La fijación al soporte se realiza con alambre galvanizado o cubierto de plástico. El amarre de la planta debe ser protegiendo el caule (tallo) con un poco de material cobertor; debe quedar firme, pero no aplastada. Si es necesario se hacen pequeñas muescas en el tronco para fijar mejor la planta. También se puede emplear una media de nylon, que se retirará cuando las raíces se hayan agarrado bien al tronco. Este proceso inicial de reproducción será llevado a cabo en
y con el apoyo del vivero de Tebanca.



Tras alcanzar una colección de 20 ejemplares por cada especie dentro del vivero, y que estos comiencen a producir estolones (hijuelos), serán entregados a los locatarios inscritos en el proyecto junto con el material básico para su cultivo, La gente que no tenga la posibilidad de acceder a una hectárea puede realizar el cultivo en una zona que tenga las condiciones favorables para la adecuación de las plantas dentro de su casa, los ejidatarios que cuenten con arboretos y árboles que puedan actuar como hospederos podrán cultivarlas dentro de los ejidos y así favorecer su introducción al medio natural y su propagación, además de que en forma comunitaria se puede ampliar este proyecto y llevarlo a cabo en los ejidos Tebanca, Las Margaritas, Miguel Hidalgo y Benito Juárez. De cada tres ejemplares 2 serán destinados a fines comerciales y uno será contemplado para su preproducción natural.

Se tiene contemplado un máximo de 15 locatarios inscritos y que a cada locatario correspondan 5 ejemplares por cada especie.


Se espera que cada locatario tenga el potencial de seguir reproduciendo las plantas, y que durante el año se pueda llevar a cabo la venta de las plantas como ornamentales a escala local, estatal o regional, la ganancia por planta ornamental varia dependiendo la especie con un aproximado de $ 60 por una planta madura a excepción de T. usneoides que es usada como ceremonial en los nacimientos durante las épocas navideñas

El fin de este proyecto es brindar una alternativa económica a los locatarios que participen el proyecto, además de intentar introducir las platas epifitas en comunidades naturales y favorecer su propagación, y alargo plazo incrementar el número de especies del proyecto e incluso llegar a otros géneros que tienen un gran potencial económico e importancia biológica, como es el caso de la orquídeas.


Se espera que el reembolso económico sea favorable y permita la continuación del proyecto y su aplicación en otros lugares, además de que se logre una concepción por parte de los ejidatarios de la importancia del rol de las epifitas dentro de las comunidades naturales y que estas recuperen su autosuficiencia de dentro de los arboretos y ejidos.


















3 comentarios:

Cacomixtle dijo...

Excelente trabajo! podrían comunicarse conmigo?

saludos

aguilar.sergio@gmail.com

Max Aguarón dijo...

Hola,necesito información de la venta de estas plantas,estoy en Guadalajara.
gracias!

Josep Centeno dijo...

Hola buenas
Quisiera saber dónde poder comprar Tillandsia usneoides, en México y que puedan enviarlas a Barcelona
Gracias y espero sus comentarios